Al éxito de los alimentos ecológicos en nuestra cesta de la compra, se suma la conquista de las redes sociales por parte del #RealFood, traducido al castellano como ‘comida real’. Este concepto gira entorno a una cuestión: la guerra contra los ultraprocesados.

Tanto en Instagram como Twitter, cada vez son más las imágenes de platos estéticamente perfectos, que presumen de estar hechos con productos saludables, frescos y cocinados ‘a fuego lento’. Y el número de adeptos a este estilo de vida aumentan a niveles agigantados, sólo hay que echarle un vistazo a Internet.

Leer Mas

http://www.elmundo.es/economia/ahorro-y-consumo/2018/07/02/5b22998a22601d31278b462d.html